8 cosas que…

Del blog de Elengaer me llega este meme, que no tengo ni idea de cómo voy a solucionar…

Reglas:
  • Cada jugador comienza con un listado de 8 cosas.
  • Tienen que escribir esas 8 cosas en su blog y junto con las reglas del juego.
  • Tienen que seleccionar a 8 personas más para invitar a jugar y anotar sus nombres o el nombre de su blog.

En fin, allá vamos con las 8 cosas que no sabes (o sí) sobre mí:

–La primera vez que intenté leer el Ulysses, lo lancé contra una pared cuando llegué a la página 20, aproximadamente. La segunda consideré seriamente la opción de usarlo como sustituto del papel de periódico en la chimenea. No fue hasta la tercera vez, cuando ya no me quedaban más narices que leérmelo, que descubrí que el libro tenía algo. El cuarto intento, y segunda lectura, fue como la seda.

-Durante muchos años lo que yo quería era ser piloto militar. Quería subir en esos potentes aviones, que me parecían hermosísimos, y hacerlos volar. Hasta que descubrí que eso podía implicar tirar bombas, al mismo tiempo me diagnosticaron miopía, de forma que mi primera vocación quedó en nada.

-Cuando era pequeña mi posesión más preciada era una bolsa de tizas de colores. Una noche soñé que un ladrón entraba en casa y se llevaba todos mis juguetes, que incluían el barco pirata de Playmobil, un scalextric, un peluche gigante de Sao Sao y alguna que otra cosa igual de apetecible. Me desperté berreando porque el ladrón se había llevado mis tizas, el resto me daba igual. Mis padres tuvieron que enseñarme las tizas, una por una, para calmarme.

–A los 8 años decidí convertirme en la protectora de las hormigas. Mis compañeros del colegio se divertían inundando los hormigueros que había en el patio. Compraban globos que llenaban con agua de la fuente y luego los vaciaban poco a poco a través de la entrada. Algunas hormigas conseguían salir, otras, las más, no. Y eso no me gustaba. Quería salvar a unas cuantas, asegurar su supervivencia, o algo así, de forma que me inventé algo. Construí mi propio hormiguero. Una caja de zapatos con la tapa agujereada, mucha tierra y hormigas. Les puse algo de comida, migas de pan, lechuga… Y la coloqué en una balda que teníamos en clase, junto a las mochilas. Horas después las hormigas campaban a sus anchas por el aula, y por los bocadillos de mis compañeros. Y no eran pocas. Recibí la que fue, posiblemente, la mayor bronca de un profesor de mi vida.

-Llamé hija de puta a mi profesora de Lengua de COU. Quiso dejarme para septiembre con su asignatura no porque hubiera suspendido los exámenes, sino porque no tenía el nivel suficiente para no dejar al instituto en ridículo, sobre todo en lo referente a Comentario de Texto. Según ella. El resto del claustro se opuso a que me suspendiera y finalmente me pude presentar a Selectividad en junio. Saquué un 8 y pico en Lengua. Y un 10 en Comentario de Texto. Con las notas en la mano me presenté en el instituto, en la Sala de Profesores y le escupí el insulto delante de los que hubiera allí. Sin esperar respuesta, me marché.

–Sé, o sabía, leer las líneas de la mano. Cuando tenía 16 años, en un viaje, conocí a un chico de mi edad que sabía hacerlo y me enseñó. También me enseñó a leer las cartas del Tarot. Alguna vez lo he hecho, por diversión, pero en realidad me parece todo una sarta de supersticiones y tonterías.

–No me gusta jugar al Catán. No sé negociar, y cuando alguien necesita un tipo de recurso, si lo tengo, se lo doy. Aunque el trato no sea ventajoso para mí. Igual me pasaba en el Monoply y demás juegos similares. No me importa perder, ni hacer tratos a todas luces injustos conmigo, pero la gente se suele mosquear cuando favorezco a alguien, y entonces deja de ser divertido.

–Soy fatal para contar cosas por voluntad propia. Necesito que me hagan preguntas. Quizás para notar que quien está conmigo está realmente interesado por lo que digo. Quizás porque así ordeno las historias. El caso es que cuando vuelvo de un viaje me cuesta contar las cosas que he hecho o visto y rara vez empiezo yo una conversación si no es con una pregunta. Prueba de ello es que llevo casi 2 horas para completar esta lista…

Y ahora mis 8 personas… aunque lo voy a tener complicado…

1. Cassandra
2. beor
3. Francisco Aranguren
4. Athe
5. Kilmenir
6. Pucela
7. Ibn Sina
8. Capitán Napalm

Sí, los hay repetidos, y otros que no escriben desde hace años, pero igual así se sienten azuzados. Además, las reglas no dicen que no se pueda repetir nombres.

Anuncios

Acerca de Tindriel

Geek, Freak, adicta a las series y los buenos libros, a veces creo que trabajo para poder seguir trabajando en mi tiempo libre.
Esta entrada fue publicada en Mi vida. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a 8 cosas que…

  1. Cassandra dijo:

    Menos mal que el otro día me dijiste que tenías nuevo blog, que si no, no veo esto 😛

    Vamos a ver qué se me ocurre…

  2. franciscoaranguren dijo:

    Qué gran alegría, a la vuelta del Camino de Santiago, me encuetro este regalo…Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s