Batalla campal

Hoy por la mañana mi casa se ha convertido en un auténtico campo de guerra con dos bandos muy diferenciados y la existencia de un tercero, neutral, que asistía impasible a los intentos de los otros dos por hacerse con el control de la situación. Y con el tesoro escondido. Éste no era otro que las delicadas uñitas de Korma.

A un lado del ring estaba yo, pertrechada con las tijeras y con escasa protección (necesito saber dónde venden armaduras de escama de dragón, para la próxima vez). Al otro, Korma, que no ha dudado en sacar todas sus habilidades de gata karateka para la ocasión. Ni en el veterinario se pone tan frenética. Primero he probado a cortarle las uñas a Ulysses, para que ella viera que no pasaba nada, que no existían quejas ni dolor. Pero no ha dado resultado. La pelea ha sido igual de intensa que si la hubiera pillado de sorpresa.

He tardado unos 10 minutos en cortar las 10 uñas, lo cual hace una media de 1 minuto por uña. Teniendo en cuenta que el corte no lleva más de medio segundo, podéis suponer qué ha pasado en el tiempo restante. Arañazos, mordiscos, patadas y maullidos de angustia. Y yo no lo he llevdo todo lo bien que debería.

Mi primer impulso ha sido intentar tranquilizarla entre uña y uña, pero no daba resultado. Cada vez era un nuevo drama. Hasta que he perdido los nervios. He gritado, amenazado y zarandeado a Korma. Y hasta la he pegado en el lomo. Y eso ha sido lo que más les ha impresionado a los dos, a ella y a Ulysses. Korma maullaba cada vez más fuerte, y él hasta se ha medio revuelto. Cuando hemos acabado han corrido a esconderse de mí, y no han vuelto a salir hasta que me han visto prepararme para salir de casa. En la ducha, una vez pasado el mal trago, me he sentido frustrada. Con la situación, porque sé que no le duele en realidad y cada vez es la misma historia. Y porque ella tiene ventaja sobre mí, por su agilidad y rapidez, porque yo tengo que ir con cuidado para no hacerla daño y solo tengo una mano libre para mantenerla quieta. Y también frustrada conmigo, porque he perdido los nervios, porque aún no he encontrado la manera de tranquilizarla y hacer que el trago sea menor para las dos.

Espero ir mejorando, en esto también, con la práctica.

Anuncios

Acerca de Tindriel

Geek, Freak, adicta a las series y los buenos libros, a veces creo que trabajo para poder seguir trabajando en mi tiempo libre.
Esta entrada fue publicada en Mi vida. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s