Expectativas

El calor aprieta por las noches y no me deja dormir bien. Hace ya un tiempo que no sé lo que es dormir más de 6 horas seguidas. El sábado, por ejemplo, me levanté a las 7.30 de la mañana. Que digo yo que qué necesidad había de levantarse antes de que pusieran las calles.

Sin embargo, el madrugón trajo algo bueno. En realidad todo el fin de semana. Porque lo he pasado jugando a eso que el Capi dice que es lo mejor que hay. Llevaba muchos meses entrando y saliendo en ese universo paralelo, pero nunca quedándome mucho tiempo. Las razones, otro día. Sin embargo, gracias a él, y a la gente de la que se ha rodeado, he ido cogiéndole el gusto de nuevo. He redescubierto por qué me gustaba tanto y he recuperado mi forma de jugar, que no es siempre acorde con el estándar. Y ha sido bueno, muy bueno. Tanto dentro de juego (en un fin de semana he conseguido llegar a nivel 69 y conseguir mi objetivo desde que salió la expansión) como fuera de él. Porque estar rodeado de personas amables, cariñosas y detallistas siempre es algo a agradecer. Y más si, al parecer, te aprecian. Ha sido un fin de semana tranquilo, de reclusión, pero muy agradable. Algo a lo que también ha ayudado una nueva rutina, la de ver un par de capítulos de Babylon 5 cada día. Gracias a todos aquellos que alguna vez me habéis dicho que debía darle una oportunidad. Se la merece de calle.

Y en el horizonte, planes que apetecen mucho. Horas de juegos, risas, descanso, agua y charlas siempre interesantes. Muchos kilómetros para el cuerpo, pero con la convicción de que cada uno de ellos merecerá la pena. Y días después, más risas, más charlas, más tapas y más estar bien, que es lo que realmente me apetece.

Claro que siempre hay algunas nubes en el horizonte, pero procuro mirarlas lo menos posible y, en todo caso, pensar en ellas como en la posibilidad de que una brisa de aire fresco entre cuando menos me lo espere. Las cosas son como son, no se pueden cambiar, pero sí puedes variar tu forma de enfrentarte a ellas. Y aunque a veces cometas errores, siempre aprendes. En estas semanas, en estos meses, he experimentado muchas cosas nuevas. No siempre lo he gestionado bien, pero al menos he aprendido cómo no debo hacerlo. Ahora sólo me queda seguir abriendo puertas, hasta que dé con la correcta. O con la que yo considere correcta, más bien, que, al fin y al cabo, es lo que realmente importa.

Calor, trabajo, sueño… Qué ganas tengo de tener yo también unas vacaciones. 9 días y contando…

Anuncios

Acerca de Tindriel

Geek, Freak, adicta a las series y los buenos libros, a veces creo que trabajo para poder seguir trabajando en mi tiempo libre.
Esta entrada fue publicada en Metamorfosis. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s