Abriendo puertas

En mi entrada de ayer, y apropiándome de una metáfora sacada de un libro varias veces recomendado por Imperator (y que por fin he leído), hablaba de pasada sobre la tendencia que teemos a aprender por el método del ensayo-error, y como estaba dispuesta a seguir abriendo puertas hasta que encontrara en una de ellas mi camino al verano. O la mejor forma de hacer las cosas. Una puerta por cada cosa.

Sin embargo, y después de largas conversaciones y de pensar mientras miraba el techo y acariciaba a dos gatos, empiezo a ver las grietas que hacen resquebrajarse mi creencia de que ese método de aprendizaje es el adecuado. Por supuesto, tenemos que caer para aprender a levantarnos, y conviene, como decía Vane hace poco, recoger la piedra y observarla, buscando en ella aprender algo más. Pero lo que no tengo tan claro es que tengamos derecho a abrir todas las puertas, cuando el hacerlo puede provocar dolor y sufrimiento a los que te rodean. No lo sé, a veces conviene pararse a pensar si los motivos para abrirlas son los adecuados, y empezar a aprender desde ahí.

Seguiré dándole vueltas…

Anuncios

Acerca de Tindriel

Geek, Freak, adicta a las series y los buenos libros, a veces creo que trabajo para poder seguir trabajando en mi tiempo libre.
Esta entrada fue publicada en Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Abriendo puertas

  1. Imperator dijo:

    Ten en cuenta que, en la novela, el personaje que abre todas las puertas, convencido que detrás de alguna está la puerta al verano, es Petronio. Petronio es un gato 😛

  2. Tindriel dijo:

    Sí, Petronio es un gato, pero los humanos también lo hacemos. y yo me pregunto simplemente si el método es el adecuado o si falla, o si lo que no funciona es la forma que tenemos de acercarnos a esas puertas…

    Petrnio, como gato, está libre de toda culpa en lo que haga 🙂

  3. Luis Muñoz dijo:

    HOla… estuve leyendo.

    Y que pasara si dejamos las puertas cerradas en lugar de abrirlas, no nos arrepentiriamos luego de no haberlas abierto, tanto así como luego nos arrepentimos de eso que no dijimos. También puede ser bueno aprender de los errores de los demás, es así como avanza la civilización.

    Digo, no leí el libro citado, nose cual es el libro citado, puedo equivocarme.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s