Déjate llevar

Este fin de semana he vuelto a Asturias. Hacía casi 2 años que no iba, y la verdad es que iba apeteciendo ya. En gran medida por tener allí a dos queridos amigos a los que ya no veo tanto como quiera, aunque sigo sintiendo cercanos. Han sido 4 días de comer, pasear, beber sidriña, hablar, comprar y respirar.

Ha sido extraño estar allí. No he podido evitar la nostalgia en algunos momentos, pero afortunadamente pasaba rápido. Más o menos cuando miraba a mi alrededor y veía lo que tenía.

Y he vuelto a bucear, después de casi 8 meses de sequía, volví a embutirme en el neopreno y a sentir esa emoción que precede a zambullirte en una zona hermosa que de otro modo no verías. Fue divertido, a pesar de notarme más oxidada que otra cosa. Pero el Cantábrico no es el Mediterráneo, y lo pude comprobar el sábado. Allí hay corrientes de verdad. De esas que te hacen dar vueltas sobre tu propio eje si no vas con cuidado. Y yo no lo iba. Principalmente porque nunca había buceado contracorriente, y mi mayor temor estaba en chocar con alguna de las numerosas rocas que me rodeaban. Así que chupaba aire como si no hubiera mañana y me iba poniendo cada vez más nerviosa.

Hasta que pasó lo inevitable. Perdí el control y una corriente me hizo chocar contra una roca. Y, sorpresa, no dolía. Comprobé que el traje estaba intacto, que la rodilla estaba en perfecto estado… y pasó lo que tenía que pasar. Me relajé y me dejé llevar. El cansancio se redujo considerablemente, y el consumo de aire ni os cuento. Pude ver los pocos pececitos que había, disfrutar de la pradera de erizos, juguetear con las estrellas y recordar por qué me gusta tanto este deporte.

Fue hermoso estar ahí abajo de nuevo y disfrutar de la compañía. Esta vez sólo tenía que dejarme llevar, que creo que es algo que últimamente me fallaba un poco. Volveré, si todos quieren, a disfrutar de días tan maravillosos como estos, pero sin la nostalgia, a ser posible.

Y mientras, planeo las vacaciones que ya se acercan. Y todo son dudas. ¿Junto el viaje a Gran Canaria y a Dublín? ¿Dejo un día entre ellos? ¿Dejo más y aprovecho para convertir a Indhara en una niña grande? ¿Me dejo llevar por la corriente o doy unas cuantas brazadas más?

Anuncios

Acerca de Tindriel

Geek, Freak, adicta a las series y los buenos libros, a veces creo que trabajo para poder seguir trabajando en mi tiempo libre.
Esta entrada fue publicada en Mi vida, Viajes. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Déjate llevar

  1. kalruth dijo:

    HAblaba de eso con molécula……. Ahora entiendes mis sensaciones cuando buceaba, chiquilla, que aquella vez del pánico teniamos casi 4 m de mar de fondo….. eso si que era corriente…. :P.

    Si cuando vaya al Mediterráneo va a ser un juego de niños

  2. Tindriel dijo:

    No, si entenderte te entendía perfectamente. Lo bueno, o malo, de este deporte es que la misma situación puede darse en distintos entornos. Comprendo que la corriente es motivo de estrés, pero eso ya lo hacía antes de experimentarla 🙂

    Y quizás en el Mediterráneo te aburras 😉

  3. Fantine dijo:

    Una puntualización. Sidriña sería en Galicia, que los asturianos dicen “sidrina” con n 😛

    Y con tanto leer vuestras aventuras bajo el agua me está picando el gusanillo de probar lo del submarinismo. Habrá que buscar un hueco y hacer cuentas en función del euríbor 😉

  4. molecula dijo:

    Para aprender a bucear, creo que lo mejor es invertir una semana de vacaciones en cualquier lugar con costa y hacer el curso de Open Water (unos 300 tazos) Merece muchísimo la pena.
    La relación (esfuerzo + pasta + riesgo) vs. disfrute es de las mejores que conozco 🙂

  5. Tindriel dijo:

    Fantine, tienes razón. Es con n, pero es que me gustáis tanto los gallegos que quería haceros un homenaje (¿cuela?) 😉
    Y estoy con Molécula, lo mejor es hacer el curso directamente, que yo hice primero el bautizo y me quedé con muuuchas ganas 🙂

    Y Molécula: mil gracias por todo. Que lo sepas.

  6. molecula dijo:

    Gracias a ti, reina, y al estupendo criterio que tienes para elegir a los colegas. No pude estar más a gusto.

    La dicotomía japonés/subnormalito con guarnición de cachopo al ron miel resonará en mis orejas mucho tiempo 😀

  7. kalruth dijo:

    Aburrirme, no creo, lo llevaré mucho mas relajado que es importante……Dios. a ver cuando viene buena mar por aqui, coñe

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s