Legañas

Dios, qué sueño. Y me queda toda la jornada laboral por delante para que se me cierren los ojos delante de la pantalla.

Ha sido una gran noche, y un estupendo amanecer. Pero no sé si ya no tengo edad o Pepito Grillo se ha instalado permanentemente en mi hombro y no me deja hacer novillos. El caso es que aquí estoy, cansada, con la espalda hecha un ocho y con muy pocas ganas de trabajar hoy. Pero trabajando.

Es bueno tener sitios a los que ir de vez en cuando y, como Cheers, sentir que, de algún modo, son parte de ti. Es bueno tener un local donde te saluden por tu nombre, se alegren de verte y te pongan tu canción un par de veces por noche sin tener que pedirla. Y donde te dejen ya pasar detrás de la barra a servir las últimas.

Hoy lo he pasado genial, y he recordado lo divertido que es ir con un chico que baile y no tenga miedo al ridículo. Y que, además, lo haga bien.

Hemos bailado, reído, cantado como locos, y hablado hasta quedarnos sin voz. Qué gusto. Y, en breve, más. Me caigo de sueño, pero firmaba sin dudarlo por otra noche más así.

Anuncios

Acerca de Tindriel

Geek, Freak, adicta a las series y los buenos libros, a veces creo que trabajo para poder seguir trabajando en mi tiempo libre.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s