Lo que debió ser, lo que fue, lo que es y lo que será

En el mes de diciembre del pasado año tuve un sueño (sí, como la canción de Abba), un sueño que me recordó una de esas cosas que he querido hacer desde hace años pero que nunca había podido: estar en Dublín el Bloomsday. Reservé habitación para cuatro días, pedí las vacaciones y me senté a esperar que llegara el día de volar a esa maravillosa ciudad.Por el camino hice más planes para esos días de vacaciones: playa, sol, buceo, Guitar Hero y cervezas.

Pero las cosas raramente salen como las planeas, e Iberia fue la primera encargada de ponerme trabas. 150 euros por trayecto para movilizar mi equipo de buceo fueron suficientes para que me planteara en serio decir que no a Gran Canaria, y así lo hice. Y cambié un mar por otro, el sur por el norte y unas cervezas por otras.

En el aire quedó el viaje a Dublín, más pendiente de la situación económica de mi cuenta corriente que de otra cosa, aunque no hay que descartar otros motivos que la dejaron en suspenso. Pero desde esta mañana sé que este año tampoco pasaré el Bloomsday a orillas del río Liffey. Será, si los dioses de kobol lo permiten, el año que viene.

La semana pasada solicité plaza en un Máster de Edición al que llevaba un tiempo echándole un ojo. Una oportunidad de hacer algo nuevo y de meter la nariz en un mundo que todos sabéis que me apasiona. El lunes me llamaron para pedirme unos datos y, en lo posible, echarme un cable. Ayer me mandaron un correo, y hoy me han llamado para solicitarme de nuevo la documentación y preguntarme qué días podría hacer la entrevista. Tengo un pie dentro, y quiero que lo siga el resto del cuerpo. ¿Y en qué afecta eso mi viaje a Dublín? Pues en el que más duele, en el bolsillo.

El Máster cuesta la friolera de 6.200 euros, sin opción a beca. Y aunque el viaje a Dublín no iba a salir tan caro, las actividades a las que quería asistir lo iban a elevar (más la visita a no se dónde, el libro X que me compraría, la comida…), y no sé si puedo permitírmelo. Entre Dublín y el Máster de momento gana el Máster. Luego, si no consigo plaza ya llegará el momento de darme de cabezazos contra la pared, claro.

La verdad es que me apetece mucho, muchísimo, hacerlo. Aunque sólo sea por conocer ese mundo un poco más de cerca, aunque luego no pueda dedicarme a ello. Y aunque eso signifique que voy a tener que renunciar a unas cuantas cosas, como los fines de semana fuera (las clases son los viernes por la tarde y los sábados por la mañana), o pedirme una excedencia y buscar algo a media jornada que me permita vivir si no me conceden permiso en el trabajo, o renuciar a él y tratar de sobrevivir mientras, o…

Se abren las incógnitas de nuevo. La ruleta de la fortuna gira. El viento ha cambiado en mi vida, en más de un sentido. Ahora sólo queda ver en qué puerto recalo…

Anuncios

Acerca de Tindriel

Geek, Freak, adicta a las series y los buenos libros, a veces creo que trabajo para poder seguir trabajando en mi tiempo libre.
Esta entrada fue publicada en Mi vida. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Lo que debió ser, lo que fue, lo que es y lo que será

  1. persefone dijo:

    Estoy segura que tomes la decisión que tomes será la correcta. Sólo piensa con qué te sentirás más cómoda.

  2. CP dijo:

    El Bloomsday seguira el proximo año, has escogido bien, y ya veras como el Master te sale bien.

  3. kalruth dijo:

    eso mismo digo yo, algunas cosas se presentan y hay que cogerlas, y dejar as demas para más tarde, que sabes que no se van a mover de ahi

  4. persefone dijo:

    Les doy la razón. El Bloomsday estará ahí año tras año pero lo del master puede que sólo venga una vez.

  5. Tindriel dijo:

    Gracias por los ánimos, a los tres. Sé que es la decisión correcta, y no me arrepiento de haberla tomado. Sólo siento un punto de tristeza, pero me pasa siempre que elijo una opción sobre otra sin tener ningún tipo de garantía de que ni siquiera vaya a hacerse realidad.

    De todos modos, estoy contenta por esta oportunidad. Sólo desearía tener más tiempo para ordenar mi cabeza…

  6. Pedazos dijo:

    Opino lo mismo que todos y que tú misma. Has elegido bien. Dublin te esperará. Sabes que grandes sacrificios te traeran mayores reconpensas y ese sentimiento que tienes es normal. Nos ocurre a todos en situaciones iguales a la tuya.
    Y tu cabeza se ira ordenando como un tetris, ya lo veras.

  7. Cass dijo:

    Ni lo dudes, ve a por el master. Yo estoy terminando el mío y me alegro un montón de haberlo hecho. Aparte, los masters son caros, eso es inevitable 🙂 Que Irlanda seguirá ahí el año que viene.

  8. kalruth dijo:

    Exacto, yo tuve la suerte de poder hacerlo financiado en parte y aun asi se me hizo raro y dificil, pero no me arrepiento en absoluto de haberlo hecho….

    and, you know girl…..Ireland Is Waiting for you !!!!!

    (espero no haber dado demasiadas patadas al collins :P)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s