Hablemos de sexo

¿Me creerías si te digo que me gusta?

La frase pertenece a la serie Secret Diary of a Call Girl, una producción de la compañía británica Artist Rights Group protagonizada por Billie Pipper. La primera temporada consta de 8 capítulos, y habrá una segunda que se estrenará en septiembre. Una vez superado el choque inicial de ver a la dulce y cándida Rose Tyler como una prostituta de lujo, la verdad es que he disfrutado de ella.

La historia trata de Hannah, una chica londinense que finge ser una secretaria judicial ante la familia y amigos, pero que en realidad practica la prostitución de alto nivel. El sexo es bastante explícito y lo más importante, no hay moralina en ningún sitio. No te cuentan que la vida de Hannah sea una maravilla, pero sí que no tiene por qué ser traumático, ni degradante. Como todo, tiene sus momentos buenos y sus momentos malos. Y la frase que he puesto arriba es lo más cercano a una justificación que hay en los ocho episodios.

Es una serie adulta, para un público adulto de mente abierta protagonizado por un personaje que no tiene reparos en decir que su idea de la sexualidad no es la convencional, y que le importa un pimiento lo que los demás piensen.

Y así debería ser siempre.

El lunes pasado fui a una de las tiendas que más me gustan de Madrid, Los placeres de Lola. No sólo me gusta por lo que venden o cómo lo venden, es decir, por la tienda en sí, sino también por lo bien que se está una vez pasas la puerta. Las chicas, que son un encanto, no tienen problema ninguno en explicarte cada uno de los juguetes que hay las veces que haga falta, o de compararte texturas y formas, es que además no dudan un segundo en sugerirte posibles usos que igual a ti no se te habían ocurrido. Y lo mejor de todo, nadie te juzga. En ningún sentido. Ni por tu sexualidad, ni por lo que compres, ni por tu experiencia o inexperiencia, ni por tu aspecto físico. Es como entrar en un oasis en el que puedes ser tú con completos desconocidos y encontrar sólo camaradería y buen rollo.

La gente habla mucho de sexo. De cómo lo hace y con quién. De lo que implica, de lo que se callan otros, de lo que les pone y de lo que no… Y cada vez me doy más cuenta de que muchos de ellos no lo viven como algo más. Como un aspecto más de tu personalidad, con su importancia y sus frivolidades. Creo que rara vez he tenido problemas en contar mis experiencias de un tiempo a esta parte, más o menos cuando me di cuenta de que aquel que se sintiera ofendido no tenía más que mirar para otro lado, y no ha dejado de sorprenderme que gente que creía conocer, y que estaban en esas conversaciones, o juegos conmigo, se escandalizaban, y me juzgaban. Sin ir más lejos hice el otro día el Test del Sexo y en respuesta a una de las preguntas la chica del vídeo respondió “¡Qué precoz!”. Sinceramente, no esperaba que en algo así se emitieran juicios sobre la conducta sexual de los participantes. Porque sí, llamar a alguien precoz sexualmente es emitir un juicio, y no precisamente positivo.

La diferencia con hace diez años es que tengo 31 y ya me da igual. Soy como soy, y al que no le guste, que no mire. Mi modelo dejó de ser Carrie hace mucho, ahora prefiero con mucho a Samantha.

Sí, me gusta el sexo. Me gusta practicarlo, y verlo. Y no creo que eso me convierta en una degenerada. Creo en su importancia en una relación, y en cómo cuando eso falla es síntoma de que algo más grave está pasando. Creo que es una parte importante de mi vida, y no lo oculto. Y procuro disfrutarlo, cuando lo tengo, todo lo que puedo. y al que no le guste, ya sabe lo que puede hacer…

¿Me creerías si te digo que me gusta?

Anuncios

Acerca de Tindriel

Geek, Freak, adicta a las series y los buenos libros, a veces creo que trabajo para poder seguir trabajando en mi tiempo libre.
Esta entrada fue publicada en Mi vida, Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Hablemos de sexo

  1. molecula dijo:

    Lamentaría mucho que no te gustara, más bien.
    Es divertido, placentero, enriquecedor y gratuíto… conoces algún chollo siquiera comparable? 🙂

  2. Tindriel dijo:

    Hummm… Pues no, la verdad 😀

    Y si alguna vez digo lo contrario sobre gustarme o no… tienes permiso para pegarme 😀

  3. Lo triste es que posts como este suenen reivindicativos y pertinentes. Deberíamos decir “Vaya mierda de post, pues claro, es obvio”

  4. Tindriel dijo:

    Pues sí, debería serlo. De hecho en principio el post no iba ni de eso, pero bueno.

    Lo malo es que luego me acordé de esa gente que a lo largo de los años me decía, a mí o a is espaldas, cosas como que lo mío era una enfermedad, que era una adicta, o que entendían que estuviera desesperada por pillar novio, pero que acostarme con ellos no iba a hacer que se enamoraran de mí… Y decidí mandarles un cariñoso corte de mangas 😀

  5. Hahahahaha…

    Bueno, ya sabes, por el culo hasta dejárselo como una manga pastelera.

  6. pedazos dijo:

    Mis manos dando palmas y mis ojos como platos.

  7. persefone dijo:

    Tú ya sabes qué opino de todo esto ya que últimamente hemos hablado bastante sobre ewste tema.

    Gracias por enseñarme Los placeres de Lola. Me encantó a pesar del exceso de información.

  8. kalruth dijo:

    XD, tin has hecho muy bien. 🙂

  9. La Garbanza dijo:

    A mi también me encanta los placeres de Lola. Debería ir más a menudo.

  10. La Garbanza dijo:

    A mi también me encanta “Los placeres de Lola”. Debería ir más a menudo. Te secundo en lo de que las chicas son un encanto y encuentras cosas supercuriosas.

  11. carver1987 dijo:

    nunca he leido ese libro, me gustaria leerlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s