Las reglas de oro (y II)

Como decíamos ayer (palabras que Unamuno hizo grandes), en mi revista hay dos reglas inquebrantables. Salvo cuando se quebrantan. Si ayer nos centramos en esa página web fuente de información y desinformación a un tiempo, hoy lo haremos en la otra institución que más quebraderos de cabeza nos da a todos. La RAE, la que fija y da esplendor (aunque yo sigo sin ver lo del esplendor por ningún sitio, qué queréis que os diga) y, de paso, nos vuelve locos con sus danzas y contradanzas.

Porque nosotros otra cosa no seremos, pero fieles seguidores de su Santa Palabra sí. Aunque no tengamos presupuesto para comprarnos la Nueva Gramática. O un mísero Diccionario de este siglo. Y, oye, estar al día de lo que dice alguien si no puedes comprarte sus lecciones es difícil. Pero debe ser que sí me pagan para pensar y encontrar fórmulas con las que hacerme con los textos.

El caso es que la RAE dispone y nosotros obedecemos. ¿Que ahora resulta que los pronombres demostrativos no llevan tilde cuando haya riesgo de anfibología? Pues los quitamos de un plumazo y renegamos de ellos. Que sí, que es sólo una “sugerencia” de la Santa Casa, pero nosotros tememos más a los académicos que al juicio de San Pedro, así que…

Pero a veces surgen dudas. Que es lo que pasa cuando tratas con Redactorpes o con esquizofrénicos sin medicar. En teoría las palabras cuyo significado popular no corresponde con aquel que les da la RAE las ponemos en cursiva, para indicarle al lector que la palabreja en cuestión no significa lo que ellos creen que significa (siempre me ha resultado fascinante el hecho de creer que los lectores conocen todas las definiciones de la RAE pero que no son capaces de sacar uno nuevo por el contexto en el que leen el vocablo). Así pues, durante muchos años, cuando hablábamos de los barones del PP o el PSOE, o de quien fueran, escribíamos barones. Y así con todo. O no.

Ayer surgió una de esas dudas.

Redactora Fulanita: ¿Escrache lo ponemos en cursiva o no?

Editora T: Sí, claro.

Editor Fulanito: No, en redonda.

Y yo no entendía nada, claro…

Editora T: ¿Cómo que no? Lo que existe es el verbo escrachar, y no significa lo que los medios están diciendo que significa.

Editor Fulanito: Pero el resto lo está poniendo en redonda…

Editora T: Como si quieren ponerlo en negrita. Escrache no existe. Y según la RAE escrachar significa “Romper, destruir, aplastar”. O bien “Fotografiar a una persona”. Y me da que los de los escraches no hacen ni una cosa ni otra. Según nuestras normas de estilo -aquí casi suelto una carcajada- deberíamos ponerlo en cursiva.

Editor Fulanito: Fulanita, no. Ponlo en redonda, que es lo que hacen los demás.

Editora T: ¿Y si los demás se tiran por un puente…?

Anuncios

Acerca de Tindriel

Geek, Freak, adicta a las series y los buenos libros, a veces creo que trabajo para poder seguir trabajando en mi tiempo libre.
Esta entrada fue publicada en Redactorpes. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s