Editorpes

Desde que el tiempo es tiempo, o desde que el hombre descubrió el fuego, el sistema de trabajo en mi redacción ha sido siempre el mismo. La redacción se reúne y se selecciona lo que irá en la revista y cuánto espacio ocupará en el número. Luego se informa a edición, fotografía y maquetación, para que vayan haciendo maquetas, localizando imágenes y buscando información sobre el tema para tener una ligera idea del tema. Maquetación realiza un planillo para que las dos secciones (la suya y la mía) sepamos cómo evoluciona el cierre. Luego, comunica a los redactores del número de caracteres (aproximados) de sus temas y mientras van realizando la maqueta. Una vez terminada, se pasa al redactor, para que éste ajuste lo que necesite ajustar.Una vez hecho eso, el redactor, o redactorpe, lo envía de nuevo a maquetación. Y es aquí donde entramos en juego los editores.

Así que supongamos que todo lo anterior ha ido bien ¿vale? Supongamos que el redactor no ha decidido pasarse por el forro las especificaciones de maquetación y escribir como si tuviera 8 páginas más. O que no ha decidido redimensionar las fotos, o los recuadros. O lo que sea. Supongamos que es un redactor y no un redactorpe.

Maquetación coge el documento, lo revisa y nos lo pasa a los editores. ¿Y cómo se hace eso? Fácil. Por un lado, se copia el documento final al servidor, en la carpeta llamada EDICIÓN. Y, además, escribe en un folio los temas según los van pasando. Este paso, que parece redundante, se ha convertido imprescindible desde que decidieron cambiar los servidores y los de ahora no se refrescan automáticamente. Y, claro, los lunes podemos estar refrescándolos manualmente cada 5 minutos, pero no los martes o los miércoles. Esos días necesitamos saber cuándo refrescar y cuándo podemos hacer otras cosas (ya sea ir al baño, fumar un cigarro o, incluso, comer). Así que si la maquetadora no escribe su tema en ese maldito folio, el cierre se retrasa. Mucho.

Pero si bien eso es malo, es peor cuando es el editor el que no sigue el manual. Porque nosotros también tenemos un sistema. Cada vez que uno coge un tema, lo tacha del folio. De esa forma podemos ver de un solo vistazo que se ha hecho o se está haciendo, qué queda, cómo de larga es la lista… Y sí, again, cuándo narices podemos parar a comer. Pero ¿y si no lo haces? ¿Qué es lo que ocurre? Pues sí, lo evidente. Que otra persona lo coge, lo tacha y empieza a trabajr en ello. Y, generalmente, nadie se da cuenta de que hay dos personas haciendo excatamente el mismo trabajo. Eso no sólo retrasa el cierre, además me cabrea. Mucho. Porque anda que no es sencillo tachar el tema del folio y comunicar a tu compañero, al que tienes al lado, en qué narices vas a trabajar. Vamos, yo lo hago todos los días y no me he quedado ciega, muda ni se me han caído los dientes.

Pues no, debe ser que el sentido común no es un requisito para trabajar en mi empresa. Así que cada semana me encuentro con que estoy trabajando en balde en al menos un tema. Ayer, dos de julio, fueron tres. Seguidos. Y uno era un tema de, 10 páginas, nada más y nada menos.

Así que aquí os presento una nueva categoría, los editorpes, que ayudan a que mis semanas sean mucho más interesantes…

Anuncios

Acerca de Tindriel

Geek, Freak, adicta a las series y los buenos libros, a veces creo que trabajo para poder seguir trabajando en mi tiempo libre.
Esta entrada fue publicada en Redactorpes. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s