La ficción del periodismo

Me declaro fan de Aaron Sorkin. Mucho. Sin duda El Ala Oeste de la Casa Blanca está entre mi Top Ten de series imprescindibles. Sobre todo las temporadas que contaron con él. Y Sports Nigt y Studio 60 son otras grandes obras que nos hablan de su amor por la televisión y el periodismo. Y desde el año pasado, de la mano de HBO, nos está regalando una joya llamada The Newsroom.

The-Newsroom-Opening-Credits-Logo

Cuenta con todos los elementos de una ficción (sí, ficción, es importante recordar este hecho) made in Sorkin: personajes profesionalmente exitosos y desastrosos en su vida privada; el talk&walk; diálogos rápidos llenos de referencias culturales y palabras esdrújulas; la lucha contra el poder establecido y las convenciones sociales del universo en el que se desarrollan; el idealismo llevado al límite; su misión civilizadora (frase atribuida a Will MacAvoy, el protagonista, pero que en realidad define a Sorkin).

Pero, así como El Ala Oeste triunfó entre público y crítica, The Newsroom se ha llevado más hostias que un tonto a la salida del colegio. ¿Por qué? Pues porque afea la conducta de los medios. Y, claro, a nadie le gusta que le echen sal en las heridas. Así que los críticos (periodistas o redactorpes, que los hay en todas partes) se han lanzado como lobos hambrientos a la vista de un tierno corderito. Será que los redactorpes, además de sus múltiples virtudes, tienen la piel sensible.

news1

Así que, como decíamos, The Newsroom se dedicó en su primera temporada a afear conductas. A decir “Lo hacéis como el culo con tal de tener audiencias”. La gente defendió que no era así, y yo lo único que podía ver en mi cabeza eran las imágenes de israelíes celebrando no recuerdo muy bien qué de la CNN el 11 de septiembre. Usando imágenes de archivo como si fueran en directo. Atribuyéndoles de forma sutil la comisión de aquel terrible atentado. El capítulo más criticado fuera de Estados Unidos era aquel en el que trataban la ejecución de Bin Laden, por ser demasiado patriótico. Hijos míos, Sorkin, como el 99% de los americanos, es así. Patriótico hasta la médula. No recuerdo que nadie se quejara de ello en El Ala Oeste de la Casa Blanca, que supuraba petriotismo por cada fotograma.

En la segunda temporada las cosas han cambiado un poco. Ahora ya no nos hablan desde el pedestal de la infalibilidad, sino que nos presentan a un programa que se ha rendido un poco a las audiencias. Que se ha metido en un buen lío por dar una noticia que, de momento, no sabemos si es falsa o no. Han aprovechado el escándalo Wikileaks y derivados para contarnos una historia sobre el periodista y sus fuentes. No sabemos si de los peligros de protegerlas o de hacerles demasiado caso.

vlcsnap-2012-08-05-13h35m36s250

Para ello, no sólo han bajado el tono patriótico de los capítulos. Además los protagonistas parece que se han tomado un tranquilizante. ha habido cambios mucho más sutiles. El primero, y el que más me llamó la atención, fue el cambio de cabecera. En la primera teníamos una sucesión de grandes figuras del periodismo televisado: Walter Cronkite, Edward R. Murrow, Chet Huntley y Don Hewitt (productor que inventó los informativos televisados). Y terminaba con una imagen de Will MacAvoy, sugiriéndonos de forma nada sutil que era su sucesor. Vale, la sutileza no es marca de la casa de Sorkin.

En la segunda temporada tenemos otro punto de vista. Escenas de Nueva York (una ciudad con prisas, epítome de la inmediatez) con otras que nos cuentan cómo se hace una noticia. Así que en la primera nos contaron cómo debían hacerse y en esta nos van a hablar de cómo se hacen realmente. Aún así, de cómo se hacen bien, aunque a veces te equivoques. Porque esta segunda temporada también nos habla de malas decisiones. De Will, de Maggie, de Jim, de Mac, de Charlie…

Si os molan mis historias de Redactorpes deberíais echarle un vistazo a The Newsroom. Y entenderíais por qué quiero trabajar en la ACN.

Anuncios

Acerca de Tindriel

Geek, Freak, adicta a las series y los buenos libros, a veces creo que trabajo para poder seguir trabajando en mi tiempo libre.
Esta entrada fue publicada en Redactorpes, Series, Televisión. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s